Cómo funciona la Red Argentina de Bancos de Alimentos

“Cuando veo todo el depósito lleno, con mucha mercadería y con mucha rotación, siento una gran satisfacción personal”. Lo dice Claudio Teloni. Su función es dirigir un departamento medular de una organización civil sin fines de lucro de real impacto social. Es director del área de donación de comida en la Red Argentina de Bancos de Alimentos (REDBDA).

La iniciativa de repetición a escala mundial empezó en Argentina tras la crisis de 2001. Se fundó oficialmente dos años después: en junio de 2003 abrió el primer Banco de Alimentos en el país. Hoy ya se distribuyen por diez provincias con 16 establecimientos y dos más en proceso de formación. Su trabajo lo resume Gustavo Fernández Casares, el presidente de la organización: “Nosotros recuperamos alimentos que hubiesen sido desperdiciados y tirados a un cinturón ecológico. De forma muy profesional, los clasificamos, almacenamos y distribuimos a entidades beneficiarias para que la población con riesgo de desnutrición y malnutrición pueda alimentarse”.

Nació como una iniciativa para potenciar el trabajo conjunto y fortalecer las herramientas de cambio que cada ciudadano posee. Mediante el desarrollo de alianzas estratégicas, su motor es favorecer la reducción del hambre, atacar el flagelo social de la desnutrición y promover la educación nutricional, y de un modo subyacente alimentar la dignidad de cada ser humano.

La Red Argentina necesita cientos de voluntarios para funcionar correctamente La Red Argentina necesita cientos de voluntarios para funcionar correctamente Banco de Alimentos es un organización civil que exhibe una eficiencia, una utilidad característica. Su plan, su proceso, su entramado social es solvente. Aunque sus necesidades de financiación también son evidentes. Dotados por un incontable número de voluntarios importantes para la manipulación y el cuidado de los alimentos, precisan servicios de fletes que cooperen en la distribución de la carga y puedan extender el impacto de esta iniciativa solidaria.

Inscripta en la Inspección General de Justicia bajo personería jurídica número 806 con fecha 23 de agosto de 2005, la Red Argentina aspira transmitir en su accionar valores tales como transparencia, austeridad con eficiencia, respeto a la diversidad, solidaridad, equidad, compromiso, confianza. Sus principales objetivos además de mitigar el hambre y la desnutrición en Argentina, es promover la creación de nuevos Bancos, asistir, capacitar y trabajar junto a instituciones en la asistencia alimentaria y en la implementación de programas para el desarrollo humano, coordinar los intercambios de excedentes de alimentos entre los Bancos de Alimentos del país, auditar las 16 entidades para asegurar el cumplimiento de los procedimientos, contribuir en la reducción al mínimo posible el descarte de productos alimenticios que sean aptos para el consumo humano y generar alianzas estratégicas en pos de establecer políticas solidarias entre diferentes actores sociales.

Yo puedo

Maximiliano Matto es récord sudamericano en la categoría 50 metros pecho
“Un joven de 24 años que se levanta a las 6:30 de la mañana, se acuesta a las 11 de la noche, que siempre tiene un objetivo en mente. Un constante luchador que supera cada adversidad que se le cruza”. Así, en tercera persona, se define Maximiliano Matto, un nadador profesional, un remador, un luchador, que ahora se entrena para participar en participar en los Juegos Paraolímpicos 2016.

Maxi se considera un nadador desde siempre. A los cuatro meses de vida le diagnosticaron agenesia de miembros inferiores y miembro superior derecho y una escoliosis congénita. Le recomendaron que hiciera natación para corregir el mal de la desviación de columna. Hoy, la natación dejó de ser una actividad terapéutica con sentido recreativo para convertirse en una competencia, en una vocación.

Para la competencia se entrena en el mismo espacio donde conviven los mejores deportistas del país: “Sin la natación yo no estaría acá, en el Cenard, en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo”, informó orgulloso el atleta. Además se prepara en el Club Atlético River Plate, en donde además, mediante una beca, estudia periodismo deportivo. Siempre valiéndose de la natación como herramienta transformadora, como instrumento motivador, terapéutico y capaz de suministrarle dignidad y valoración a cualquier tipo de persona.